Si se pudiera visionar la historia de Claudio Coello en un ‘time-lapse’, tres serían los momentos en los que detenerse: cuando la plaza de toros instalada en el inicio de la calle inspiraba a Goya, cuando años más tarde el ensanche ideado por el Marqués de Salamanca empezase a tomar forma por esta vía y una última parada en la actualidad, donde la calle se muestra en todo su esplendor.

Nace en Alcalá. Casi a la sombra de la Puerta de Alcalá nace la calle de Claudio Coello que, encajonada entre Serrano y Velázquez, lleva al paseante hasta la de María de Molina.

Comercios y Embajadas. Los comercios, tradicionales y grandes firmas, y las embajadas dan brillo a esta señorial calle, que tuvo entre sus vecinos a Camilo José Cela o Gustavo Adolfo Bécquer.