Esta calle cambio de nombre en 1980, con Tierno Galván. La calle del General Díaz Porlier es una de las vías características de la parte alta del denominado Barrio de Salamanca, eje comercial por excelencia de Madrid. Nace en Alcalá y, tras casi una docena de manzanas de viviendas, termina al llegar a General Oráa, a la altura de Francisco Silvela.


Hay que señalar que la calle que ahora lleva el nombre delGeneral Díaz Porlier, fue antes la de los Hermanos Miralles, hasta el 25 de enero de 1980. Carlos, Luis y Manuel Miralles eran tres hermanos que fallecieron en la guerra civil en diferentes circunstancias y que se convirtieron en un mito para el bando nacional. Al terminar la guerra, a los Hermanos Miralles se les dedicó esta calle.

En 1980, bajo la Alcaldía de Enrique Tierno Galván, se cambió el nombre a 27 ‘calles franquistas, entre otras la vecina General Mola que recuperó el nombre del Príncipe de Vergara o con la Plaza de Roma llamada otra vez de Manuel Becerra. Entre otras, datan de este mismo día las nuevas o recuperadas denominaciones de Gran Vía, paseo de Recoletos, plaza de Santa María de la Cabeza o Ferraz.

La Cárcel de Porlier

Uno de los edificios con más historia de la calle fue la denominada Cárcel de Porlier, prisión madrileña que funcionó durante la guerra del 36 y la primera posguerra. Oficialmente se denominaba Prisión Provincial de Hombres número 1, según se recoge en el blog lahistoriaenlamemoria.

Estaba situada en la calle General Díaz Porlier, 58, en la manzana que forman la citada calle, y las de Padilla, Torrijos (hoy Conde de Peñalver) y Lista (hoy José Ortega y Gasset), ocupando las instalaciones del colegio Calasancio, perteneciente a los Padres Escolapios.

Incautado al comienzo de la Guerra Civil, fue utilizado como albergue para niños abandonados y, a partir de agosto de 1936, como cárcel. En 1944, el edificio fue devuelto a los escolapios, cumpliendo hasta la fecha funciones educativas: Colegio Calasancio y Colegio Universitario Cardenal Cisneros .

Ahorcado

En cuanto al personaje, hay que señalar que Juan Díaz Porlier (Cartagena de Indias, 1788 - La Coruña, 1815) fue un militar español perteneciente a una importante familia afincada en la América española.
El General Díaz Porlier empezó su carrera militar en la marina de guerra, distinguiéndose con solo 17 años de edad en la batalla de Trafalgar. Pasó al Ejército e intervino briosamente en la Guerra de la Independencia, al mando de un cuerpo mixto de militares y guerrilleros que él mismo reclutase.

Algunos de sus mejores guerrileros, según se recoge en Los nombres de las calles de Madrid, de Federico Bravo Morata, fueron tomados por los franceses y clavados vivos en unos postes junto al camino, a manera de escarmiento.

Obtuvo Porlier numerosas victorias contra los franceses y, como era de rigor, fue encarcelado por Fernando VII, dado el espíritu moderno y liberal de Porlier.

Al salir de prisión encabezó una conspiración; descubierta ésta fue encarcelado y sometido a consejo de guerra, que le sentenció a la horca, siendo ejecutado en 1815.

“El edificio de la prisión constaba de seis galerías, tras a cada lado y una especie de entresuelo que llamábamos la provisional”, recogía Marcos Ana en sus memorias. En mayo de 1939, cuando Marcos Ana ingresó en Porlier, se hacinaban allí más de 5.000 presos.