De la sombra de los edificios señoriales del barrio de Goya a la de los históricos árboles del parque de la Quinta del Berro.

La calle de Hermosilla invita al paseo tranquilo, relajado, contemplando y deteniéndose en los escaparates de sus muchos comercios. Pero Hermosilla es comercio y mucho más: es edicificios institucionales; es edificios para el culto y fue morada de algunos personajes ilustres a los que el Ayuntamiento recuerda con orgullo. Es en definitiva, una calle para disfrutarla.