De la calle de Serrano a la de Francisco Silvela, próxima ya a Manuel Becerra discurre la calle de Padilla, una de las vías del Ensanche que idease el Marqués de Salamanca, en paralelo a Juan Bravo y José Ortega y Gasset y encontrándose en su devenir con otras como Velázquez, Príncipe de Vergara o Conde de Peñalver.

En honor a uno de los célebres comuneros de Castilla, Padilla es una calle viva en la que sus vecinos, comercios, empresas e instituciones activan el día a día en pleno barrio de Salamanca.