Conductores y representantes del colectivo de Autocares Independientes Discrecionales de Madrid se ha manifestado hoy en la Gran Vía de Madrid para pedir al Ayuntamiento que cree puntos de carga y descarga en esta calle, y así puedan recoger o dejar a sus clientes.

Los empresarios y chóferes del sector reclaman paradas a lo largo de esta vía que aglutina 701 hoteles, hostales y pensiones, además de algunos de los principales atractivos turísticos de la ciudad. Bajo el lema “Somos servicio público. Queremos soluciones, no restricciones”, el colectivo, que aúna alrededor de  200 empresas, exige que el Ayuntamiento introduzca mejoras en Madrid Central, para apoyar la actividad turística en la ciudad, tales como autorizaciones para poder acceder a la Gran Vía y a las principales calles, y la ampliación del calendario de renovación de flota.

Begoña Alanda, empresaria de transporte discrecional, ha afirmado que el Ayuntamiento ha actuado de forma “arbitraria”, acción que “discrimina” a las empresas de servicio turístico de transporte. Además, ha subrayado “que sería interesante haber hecho dársenas cada equis metros”, algo que “ya tienen algunas ciudades”.

El transporte discrecional se encarga diariamente de 100 traslados al aeropuerto y más de 400 desplazamientos de punto a punto para el turismo de congresos y convenciones. Además, muchos de sus clientes son personas mayores y niños, por lo que “necesitamos sitios de carga y descarga”, ha argumentado Alanda.

El colectivo ha informado que seguirá reivindicando sus propuestas hasta que el Ayuntamiento no introduzca las mejoras que reclama, como ya hicieron en el pasado, ya que según el sector, hay menos demanda y más problemas con los turistas que no están al corriente de las restricciones del tráfico en Madrid Central.

Gacetas Locales