El completamente renovado Mercado de Torrijos va más allá de la adquisición de productos. Sin duda alguna, uno de los puntos neurálgicos de la calle del General Díaz Porlier es el Mercado de Torrijos. Sus puestos, sus posibilidades y los comercios que han nacido en sus proximidades, hacen de este enclave uno de los más frecuentados por los vecinos de la zona, que acuden a sus puestos en busca de calidad en los productos y excelencia en sus servicios.


Y es que la vieja galería de Torrijos sufrió un profundo proceso de transformación en la última década y los viejos y estrechos puestos dieron lugar a uno mercado moderno y contemporáneo con una oferta que va mucho más allá de la mera adquisición de materias primas. Porque Torrijos sigue siento un mercado, en el concepto más tradicional que conocemos, pero ahora es mucho más.

Y es que además de para hacer la compra, el cliente de Torrijos se acerca ahora a su mercado para ir a la peluquería, para arreglar un reloj, comprar productos gourmet de cualquier parte del mundo o, simplemente, para comer o tomar algo.

Mañanas de sábado dedicadas a los más pequeños con animación infantil, jornadas gastronómicas, cursos y talleres o una buena oferta gastronómica son algunos de los ‘añadidos’ del mercado, que además cuentas con aparcamiento.

Ejemplo de la variada oferta comercial del Mercado de Torrijos, que tras su transformación es ahora un referente en cuanto galerías comerciales contemporáneas.