En materia de Urbanismo destaca la protección para el viandante en las confluencias de la vía. Al igual que en otras calles del ‘ensanche’, la de Núñez de Balboa ofrece un paseo tranquilo para el viandante, gracias a la protección que estableciese la denominada ‘Operación Peatón’ en las confluencias.

Pasear por algunas calles de la ciudad es casi como adentrarse en una carrera de obstáculos. Pasos de peatones mal señalizados, aceras estrechas, bordillos demasiado altos... hacen que cada cruce sea una aventura. No es el caso de Núñez de Balboa, una de las primeras en toda la capital que priorizó al viandante frente al tráfico rodado.

Fue con la denominada Operación Peatón, impulsada desde la Junta Municipal de Salamanca, con la que se intentó facilitar el tránsito peatonal en las numerosas confluencias del ensanche que forma el barrio de Salamanca. Para ello, se eliminaron plazas de aparcamiento y se ensancharon las aceras en las proximidades de cada confluencia.

Jardineras y bancos

Se ubicaron además grandes jardineras de distintas formas y tamaños, que años más tarde lucen frondosas –lo que ha ocasionado algún problema de visibilidad para los coches, en enclaves puntuales que han necesitado de revisión– y se dispusieron en algunos de estos espacios ganados para el peatón bancos estanciales que facilitan el descanso.

Hay que señalar que tal fue el éxito de esta ambiciosa operación urbanística que, años más tarde, la Operación Peatón se fue extendiendo por otros enclaves de la capital, lejanos a su origen en el distrito.

La evolución de esta operación también la podemos ver en Núñez de Balboa, en su confluencia con Jorge Juan, donde también se tuvo en cuenta al peatón en la reforma de esta última vía, pero con un tratamiento urbanístico mucho más moderno, con bolardos que evitan el estacionamiento de los vehículos y prescindiendo de las grandes jardineras. El resultado, misma protección pero una imagen distinta.

Gasolinera urbana al llegar al cruce con Goya

Sin duda, uno de los hechos diferenciadores de Núñez de Balboa es la gasolinera del cruce con Goya, una superviviente a una tendencia que está llevando a la desaparición de las gasolineras en el centro de la ciudad. Así que los vecinos del barrio agradecen este espacio para repostar, que cuenta además como ‘guardaespaldas’ con un moderno edificio que firmase Telefónica, en cuyos oscuros acristalamientos se refleja con orgullo la parroquia de Nuestra Señora de la Concepción. En cuanto al aparcamiento, inmensa mayoría de la plazas verdes –prioridad para los residentes– y presencia de varios estacionamientos subterráneos privados.