Comercios, templos religiosos, importantes oficinas y hasta un hotel atraen a numeroso público. Un paseo por Hermosilla descubre al viandante varias tipologías de calles en una misma. Y es que no es lo mismo discurrir a lo largo de los primeros 100 números de la vía que hacerlo en la parte final, justo pegando al barrio de Fuente del Berro.

Así, en las primeras manzanas las oficinas de renombre o el hotel Gran Meliá Fénix marcan carácter y condicionan en cierto modo el día a día de la calle. Multitud de motocicletas en la calle, presencia continua de trabajadores y turistas que van y vienen al hotel aceleran el ritmo en este tramo de la calle. Otro foco de atención en estos primeros números, el centro comercial, de ocio y gastronomía Platea, que cuenta con entrada por Hermosilla.

Pero la calle de Hermosilla ofrece además espacio del culto para las confesiones protestantes y anglicanas: la de San Jorge en el cruce con la calle de Núñez de Balboa, y la iglesia Evangélica Ejército de Salvación, en el número 126 de la calle, después del cruce con Doctor Esquerdo.

Templos

Consagrada en marzo de 1925, la iglesia de San Jorge fue diseñada por el arquitecto Teodoro de Anasagasti, es una mezcla de estilos con elementos del románico español (planta de cruz latina con ábside semicircular y campanario, situado en un lateral), ladrillo y piedra del mudéjar y elementos específicamente anglicanos, como el porche o el coro con su dossal. Especialmente notables son las vidrieras que representan a San Jorge, patrón de Inglaterra, y Santiago, patrón de España, junto con San Juan, San Pedro y San Pablo, en el coro.

Las vidrieras de la nave representan a San David de Gales, San Andrés, patrono de Escocia, San Patricio, patrono de Irlanda y San Francisco de Asís y las del coro norte a Santa Cecilia y San Antonio Abad, y en el porche, la Natividad de Cristo.

La iglesia Evangélica Ejército de Salvación se encuentra “camuflada” entre los bajos de los últimos números de la calle de Hermosilla, en el barrio de Fuente del Berro, una zona residencial, con comercios más tradicionales.

Grandes comercios

A lo largo de la calle, predomina el comercio tradicional y de calidad que se va sucediendo según se avanza en el paseo, pero hay dos grandes focos de actividad que, en cierto modo, también marcan a la vía.

Por un lado, el remodelado Mercado de Torrijos, al llegar a la calle de General Díaz Porlier, que atrae a numerosos clientes y que condiciona además el comercio en los alrededores, pues fruto de sus obras, algunos negocios salieron a la calle y han permanecido con sus puestos en Hermosilla, fuera del mercado.
Otro foco de trabajadores, las distintas dependencias administrativas que tiene El Corte Inglés, al cruzar Hermosilla con la calle de Fuente del Berro, con muchos trabajadores y negocios próximos para los mismos.